Suelos hidráulicos, pisando fuerte

30.09.2018

Dicen que las modas siempre vuelven y esa es la explicación más sencilla de por qué suelos hidráulicos, que se retiraron en los años 70, han vuelto con una fuerza brutal, tanto a los espacios de trabajo como a los hogares.

Los suelos hidráulicos, esas baldosas decorativas artesanales de cemento pigmentado que vemos en un buen puñado de nuevos proyectos, son tendencia desde hace ya algún tiempo.

Aunque hay algunos diseños con más reproducciones que otros, las posibilidades son innumerables. Los hay desde los que nos trasladan a épocas pasadas, austeros y señoriales, hasta aquellos más actuales con nuevas geometrías y a todo color.

Estas baldosas se siguen fabricando de forma artesanal, prensando cemento con agua, arena y pigmentos de colores. De este proceso reciben su nombre los suelos hidráulicos. Pero actualmente los fabricantes también ofrecen estas piezas en acabado vinílico, cerámico e incluso en madera.

Los suelos hidráulicos marcan la diferencia en un espacio

Los auténticos suelos hidráulicos, los tradicionales, son suelos de gran dureza, pero como todos, necesitan cierto mantenimiento, ya que suelen ser bastante porosos.

Cuando se utilizan baldosas hidráulicas en el diseño de interiores se consigue marcar la diferencia y dotar de una fuerte personalidad a cualquier ambiente, cediendo el protagonismo al suelo.

Nadie puede negar que estos suelos poseen un encanto especial. En Mas Millet hemos empleado suelos hidráulicos en algunos de nuestros proyectos, tanto de obra nueva como reforma, dadas las variadas posibilidades que ofrecen.

En nuestro proyecto de reforma de una casa en la Gran Vía de Valencia, quisimos hacer un guiño vintage en la zona de la cocina, utilizando suelo hidráulico, recordando al pavimento original de la casa. En este caso, se consiguió un aspecto colorista que recordaba a las casas valencianas de la etapa modernista, dándole fuerte personalidad al espacio.

En Mas Millet te asesoramos para que tu proyecto se distinga por su carácter elegante, singular y atemporal.

 

 

Cuando se utilizan baldosas hidráulicas en el diseño de interiores se consigue marcar la diferencia y dotar de una fuerte personalidad a cualquier ambiente, cediendo el protagonismo al suelo.